Thursday, January 18, 2018

O prezo da violencia de Estado na Catalunya

O prezo da violencia de Estado na Catalunya | Ollaparo. O universal é o local sen muros



 

No Parc de la Ciutadella nunca tantos furgóns da policia se viran para acompañar a constitución do Parlament.  Tamén meia ducia de camións con parabólica. Faltaban Rajoy e Saez de Santamaria na bancada do Govern. O milimetrado discurso do novo presidente da mesa, Roger Torrent, tivo un aquel de apelación á claudicación e á renuncia, a unha recuada que sob a urxencia de recuperar as institucións semella lonxe do mandado das urnas. Non se perda porén, a guillotina que pende sobre o pescozo de Junqueras, Forn, Sánchez e Cuixart. No mellor dos casos, un adiamento de certas decisións. O discurso de Torrent contrastaba co que pouco antes Ernest Maragall pronunciaba para lembrar a violencia do estado español e a impresentabel situación dos presos e dos exiliados. A cuestión que marcará a lexislatura, para alén da inicial entonada conciliadora e o chamado ao entendemento, será  se a actual maioría parlamentar pode reclamar unha acción política diferente do mandado dos votos das eleicións de 21-D. A fasquía conciliadora de Torrent leva implícita a consideración de que os votantes non souberon o que votaran ( e nunca o saberán entanto se exixa unha maioría de votos superior ao 50% inaplicabel cos criterios de votación ponderada en termos territoriais) porque o denominado “baño de realismo” non é outra cousa que atender ao que ditan determinados lobbys político-mediático-empresariais. Non contradí esa realpolitik a realidade da maioria parlamentar que expresa a soberania popular resultante das eleicións do 21-D? Quer dicer, á cidadanía catalá non a representa a Audiencia Nacional nen o Tribunal Constitucional nen propiamente o congreso español e menos ainda os consorcios mediático-empresariais. Porén, o apelo ao realismo non é máis do que a evidencia da forza. Esa é a súa normalidade: gañar pola forza e nos despachos o que non se gaña nas urnas. Que o candidato da maioría xurdido nunhas eleicións sob o reglamento e arbitrio do Estado non poda ser investido.
Mais un exemplo do absurdo no que está instalado o estado español: o ministro Zoido vén de informar que a manobra policial de 6000 efectivos para reprimir o 1-O costou 87 millóns dos impostos para pagar o chamado orxiástico do  ’“a por ellos!”. O ministro Zoido- que pasará á historia por ter reprimido violentamente unha votación- xustificou esa factura pola “hostilidade” dos votantes. Quen ten a forza e quen fixo dela mercadoria non debería apropiarse da “convivencia” e da “normalidade”. Normalidade, u-la? A prisión preventiva non é un abuso de lei? Alguén pensa que o que está a facer o PP é o que “le viene mejor a Cataluña”? Segundo a FAES, con certeza. O guión que se está a escribir arestora na Cataluña é o do conflicto como estratexia política desde que a FAES ditara aquela directriz  dos anos 90 (que non evidencia ) de que na Cataluña se perseguía o castelán. Unha estratexia adiada cando precisaron do apoio de CiU mas reeditada até chegar a deturpar a lei e rachar co denominado pacto constitucional: malia a Constitución prever que a última palabra na relación Catalunya-España a tiñan os cataláns, a súa voz acabou por non ter efecto político ningún, como aconteceu co Estatut de 2006. 
A xente quer serenar os ánimos, mas é evidente que non se pode acadar iso con xente na prisión e no exilio. Pódese pasar páxina? O goberno do Partido Popular (con Cidadáns) teima en manter o conflito porque o goberno de Rajoy é o principal interesado en non pasar páxina.  Xa lles convén a política de terra queimada: por iso teiman en autoadxudicarse o convivio  ou autodefinirse como constitucionalistas, cando o único que fan é defender o artigo 155, como se non houber mais artigos ca ese, como se non houber mais constitución ca española. Ao cabo, o que queren os republicanos cataláns é redactar unha de seu.
Involución. Contrariamente ao que afirma Soledad Gallego Díaz na súa columna de El País,  “plantexar unha comparecencia  por Skype non indica o  grave trastorno  en que está a vida política catalá”, mas a española. Se acreditamos, claro é, que comparecer por Skype en plena sociedade da información poida ser indicio dun  “grave trastorno” e non, digamos,  enviar a policia a bater en persoas que querían votar pacíficamente, ditar prisión preventiva de cargos eleitos por teren convocado un referendo que formaba parte do seu programa eleitoral ratificado nas urnas, convocar unhas eleicións anómalas ou realizar unha investidura sob a ameaza e chantaxe do 155 (ese novo artefacto a medida do lobby de Estado que acompaña á perversa “lei mordaza” para defenderse da cidadanía). Puigdemont é un fuxido da xustiza española, por outras palabras, un refuxiado fronte a inxustiza española. Como é posibel que o andazo discursivo pròprio de políticos irresponsabeis, amigos da impunidade e dos sobresoldos, acabe nesgando a percepción do que acontece na Cataluña? Entanto Human Rights Watch denuncia o “uso excesivo da forza” por parte da policia o 1-O, a perspectiva española obvia que o independentismo ten votantes reais, maiormente xente do que hai. Como no conto, a repetición dunha crenza polas institucións do poder produce unha confianza cega na súa veracidade. Lémbranos Umberto Eco que todo relato elaborado a propósito é máis cribel que os feitos realmente acontecidos. Como é posibel entón que unha acreditada xornalista como Gallego Diaz teime nese relato estigmatizador malia a política informativa do xornal El País teña sido condenado a rectificar? Non imos agora reparar nas capas de xornais como La Razón, El Mundo ou ABC. a quen Rajoy daba as grazas o outro dia. E enténdese, reparemos só na capa de hoxe de El País: “Los separatistas amenazan con Puigdemont o eleccións”. Cómo é que se pode ameazar cun político democrático escolleito pola maioría?
Isto só é a punta do iceberg dunha completa xudicialización do contencioso que terá o seu eco en instancias xudiciais europeas e internacionais. É lento, mais é cuestión de tempo que se acabe atopando a “comunidade”  que xulgue e verifique pública e colectivamente tanta impunidade e falsidade de Estado.
Onde é que xurde tanta soberba e tanta inquina para perdirlle aos Jordis e ao cargos eleitos encarcerados se retracten das súas conviccións? Talvez o espírito sipaio ou  de servidume voluntaria que levou á esquerda española a aceptar a idea de España da dereita. Até cando esta democracia tutelada, até cando tanta molicie? Sereeeno!

Wednesday, January 17, 2018

El xiísmo: ¿un ‘pensamiento’ prematuro?

El xiísmo: ¿un ‘pensamiento’ prematuro?



El xiísmo: ¿un ‘pensamiento’ prematuro?

El xiísmo: ¿un ‘pensamiento’ prematuro?
El presidente Chino, Xi Jinping, en Hong Kong. Keith Tsuji/Getty Images
Un análisis de la validez y consistencia de las ideas del líder chino, Xi Jinping.
El XIX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh), celebrado el pasado octubre, incorporó el pensamiento estratégico del Presidente chino, Xi Jinping, como aportación teórica a la construcción del “socialismo con peculiaridades chinas en la nueva época”.
A Xi se le reconoció en este congreso que cuenta con un pensamiento propio, todo un activo en los arcanos del comunismo chino que le sitúa en este plano a un nivel similar a Mao Zedong, el fundador de la República Popular China tras décadas de lucha revolucionaria.
El reconocimiento congresual del pensamiento, destacado como la “cristalización teórica” de los últimos cinco años de práctica para impulsar el desarrollo del gigante asiático, escenifica también la última aseveración en ese propósito del PCCh de personalizar el poder. Se trata de una decisión que va a contracorriente de los varios lustros postmaoístas y viene acompañada de la recentralización de la autoridad, proceso iniciado a partir del XVIII Congreso, en 2012. Recuérdese que ya en 2016, Xi fue reconocido como “núcleo”, en un anticipo de lo que estaba por venir.
Ni siquiera a Deng Xiaoping y su teoría del socialismo con peculiaridades chinas se le reservó el calificativo de pensamiento para sus aportaciones, rehuyéndose cualquier equiparación con el gran icono revolucionario, Mao Zedong. Tampoco en Deng se  puede advertir una obsesión por exhibir su poder sino que, más bien al contrario, le gustaba ejercerlo entre bambalinas.
La validez y consistencia de este pensamiento de Xi Jinping es objeto de debate. A priori, su principal virtud es la certera aprehensión del momento que vive el país, la identificación de sus retos y oportunidades y la plasmación de una firme voluntad de aprovechamiento del momento histórico.
Pero, ¿tiene sustancia suficiente para ser calificado de pensamiento? ¿Qué aporta al marxismo desde la perspectiva china que no se haya hecho ya? ¿Redefine algo? ¿Obliga a proveerse de nuevas nociones? Conceptos como sociedad modestamente acomodada, la civilización ecológica o la comunidad de destino compartido de la humanidad, ¿expresan algo realmente nuevo? ¿Son los más adecuados para connotar el actual rumbo del liderazgo chino o simples reconsignas para generar renovadas ilusiones y encumbrar a un líder que necesita mantener la movilización social permanente para realizar el sueño chino? Sorprende, en cualquier caso, la inusual rapidez de esta entronización teórica con el propio autor en activo y concluyendo apenas su primer mandato.
En el punto III del informe presentado por Xi Jinping al XIX Congreso del PCCh, que lleva la rúbrica alusiva al pensamiento guía del xiísmo, enumera las “14 perseverancias” que lo definen: la dirección absoluta del Partido, la consideración del pueblo como sujeto central del proceso, la profundización integral de la reforma, la nueva concepción del desarrollo, la condición del pueblo como dueño del país, la gobernación según la ley, los valores socialistas centrales, la garantía y mejora de las condiciones de vida del pueblo, la civilización ecológica, la seguridad nacional, el imperio del Partido sobre el Ejército, la reunificación y el principio “un país dos sistemas”, la construcción de una comunidad de destino compartido de la humanidad y la exigencia de una mayor severidad disciplinaria del Partido.
Esas 14 perseverancias es lo que podríamos llamar también las 14 estratagemasde Xi para lograr que el PCCh, que encara una fase crucial en su gestión del proceso chino, no se desvíe, no olvide sus raíces y objetivos, de dónde viene y a dónde va, a quién sirve, y ciertamente es resultado de la experiencia histórica de un partido que se asoma al primer centenario de su fundación (2021).
Así, lo que realmente definiría el xiísmo como pensamiento es la propuesta estratégica de alcanzar el objetivo de culminar la modernización en dos largas zancadas (2020-2035 y 2035-2050) que confluirían en el centenario de la fundación de la Nueva China (2049). Todo ello a partir de una nueva diagnosis que enfatiza el cambio de sello en la identificación de la contradicción principal que caracteriza el momento que vive el gigante asiático (entre la creciente demanda social y un desarrollo desequilibrado e ineficiente).

Xi a la vista de otros líderes
El xiísmo: ¿un ‘pensamiento’ prematuro?
El presidente Chino, Xi Jinping, y otros miembros del Partido Comunista Chino durante el XIX Congreso, octubre de 2017, Pekín. Greg Baker/AFP/Getty Images
Cada líder chino ha tenido que lidiar con una coyuntura histórica concreta. Los principales dirigentes que precedieron a Xi han tenido sus atributos y límites en función de la época que les tocó vivir. Si Mao lideró el proceso revolucionario y sentó las bases de la construcción de la Nueva China, Xi puede fundamentar el último impulso del regreso inevitable de China al epicentro del sistema internacional siempre y cuando logre consumar las tareas que se ha planteado el PCCh. Para ello, a sabiendas de que eso va a provocar tensiones en el orden internacional, quizá importantes (trampa de Tucídides), necesita disponer de un doble ejército (no solo el Ejército Popular de Liberación sino también un militarizado PCCh) bien cohesionado.
Dejando a un lado otros dirigentes (Hua Guofeng, Hu Yaobang, Zhao Ziyang), efímeros por diversos motivos, Jiang Zemin (1989-2002) tuvo bajo su cerviz durante buena parte de su mandato la sombra de Deng Xiaoping y después él mismo actuó a la sombra de Hu Jintao (2002-2012). El peso en la nuca de un histórico de la revolución siempre condiciona la libertad de maniobra. No es ciertamente el caso de Xi. No obstante, lo importante es que las coyunturas son diferentes, si bien el PCCh parece haber acertado también en la personificación en Xi de esta etapa de su proceso. Jiang, por su parte, debió dar respuesta al proceso de incorporación china a la economía internacional (OMC) y a las mutaciones internas que ello originaba en la sociedad y en la propia política del Partido. Hu, alertado sobre las sombras del modelo de desarrollo, inició el cambio de rumbo y de filosofía que ahora gestiona Xi.
Lo que el actual líder chino plantea es, ante todo, poner a punto al PCCh para culminar la tarea de la recuperación de la grandeza perdida. Y al Ejército, cuestión indispensable si queremos que esté preparado para “librar guerras y ganarlas”, como dice Xi, con el horizonte de materializar la reunificación de forma pacífica (Taiwán), un desafío mayor.
El actual líder chino aplica más energía en la implementación de ideas que no son tan novedosas como pudiera parecer a primera vista, porque quizá China transita por ese momento en que la situación ha madurado lo suficiente para urgir su aplicación o porque su no implementación supondría ya graves riesgos para la estabilidad.
Pero comparemos, aunque sea de forma somera. El Pensamiento Mao Zedongaglutina el conjunto de aportaciones teóricas y políticas del líder chino al bagaje ideológico socialista. Cabe destacar en este sentido la teoría de la revolución de la Nueva Democracia, sobre la revolución y la construcción socialistas, sobre la construcción del ejército revolucionario y la estrategia militar, sobre la política y la táctica, sobre la construcción del Partido, el trabajo ideológico y la cultura… Aquella “bomba atómica espiritual de potencia ilimitada”, en palabras de Guo Muruo, fruto de décadas de reflexión y acción, se completaba con la línea de masas o el principio de autosostenimiento, así como la actitud realista y el valor de la práctica como fuente de conocimiento.
Las aportaciones de Deng Xiaoping tienen igualmente un gran valor, ya que facilitaron la superación del rechazo a conceptos como el mercado o la propiedad privada, auténticos tabúes para los partidos comunistas, y, como resultado de la propia experiencia del proceso chino durante el maoísmo, conjuró las prisas en la construcción de la nueva sociedad con el conocido aserto de que “llegaremos al socialismo dando un largo rodeo por el capitalismo”. La fórmula “un país, dos sistemas” como alternativa para lograr la reunificación pacífica, el liderazgo colectivo o la incorporación de las “características chinas” como muletilla para justificar la diferenciación nacional del comunismo chino, no solo en clave civilizatoria o cultural sino como adaptación a la singularidad de este Estado-continente, constituyen recursos teórico-conceptuales que vertebran la actual política china.
Por su parte, la triple representatividad de Jiang Zemin fue la base ideológica que permitió la incorporación al PCCh de muchos empresarios y representa una ruptura con la ideología tradicional del Partido (vanguardia del proletariado), al dejar a un lado la idea de la lucha de clases. El Partido debe representar siempre las inquietudes del desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de China, representar la orientación del desarrollo de la cultura avanzada del país, y representar los intereses fundamentales de la mayor parte de la población china, dijo Jiang, en un guiño de claras connotaciones interclasistas.
La concepción científica del desarrollo de Hu Jintao supuso la respuesta a los problemas relacionados con el excesivo consumo de recursos, la grave contaminación medioambiental y la creciente brecha entre los ricos y los pobres y, por lo tanto, formula la necesidad de cambiar la impronta del modelo de desarrollo, incorporando las variables de sostenibilidad, justicia social y protección ambiental. Aunque a Hu probablemente se le recordará más por su reivindicación de una “sociedad armoniosa” y cierta reconciliación con el confucianismo y la mentalidad tradicional, fue él quien inició el viraje del made in China al created in China en pleno estallido de la crisis financiera global.

Xi y el pensamiento clásico
Xi Jinping acostumbra a citar la filosofía clásica como muestra de erudición e incluso como complemento de las apelaciones al marxismo, más frecuentes en sus discursos.
Si bien su insistencia en el Estado con derecho le aproxima de facto a los legalistas, en modo alguno rechaza la tradición confuciana y, sobre todo, a aquella visión que apunta al desempeño de un liderazgo fuerte en términos de ejemplaridad. Las invocaciones de ese tipo, que resuenan en su lucha contra la corrupción, abundan en su asociación con la virtud y la rectitud. Sin embargo, esa asociación entra en conflicto con la idolatría, muy lejos de la humildad que el confucianismo requiere al buen gobernante en el ejercicio del poder. “El soberano es el menos”, en el decir de Mencio, quizá se aproxime al “servir al pueblo” del PCCh pero debe contextualizarse por añadidura en el respeto a la crítica constructiva que facilita el contraste de opiniones y pareceres y evita el anquilosamiento autoritario del poder.
El estilo político que Xi naturaliza en el PCCh promoviendo la idea de que debe dirigirlo todo es más intrusivo que la concepción emanada del pensamiento tradicional y claramente asociable al centralismo democrático de corte leninista.
Pareciera que el afán legalista de Xi tuviera un propósito principal: establecer una nueva fuente de legitimidad basada en una gestión avalada por la norma que acompaña de la consolidación de la hegemonía del PCCh, cerrando todo derecho a la crítica adjetivada “indebida” por erosionar la lealtad, aunque nada tenga que ver con la disidencia antisistémica.

Ideas y poder
El xiísmo: ¿un ‘pensamiento’ prematuro?
Un cartel con la imagen del Presidente chino, Xi Jinping, que dice “El sueño chino, el sueño del pueblo”. Pekín, 2017. Greg Baker/AFP/Getty Images.
El Pensamiento de Xi sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva época se define en la jerga oficial como el más reciente avance del proceso de sinización del marxismo. Ya una decena de institutos fueron rápidamente creados para investigarlo.
La irrupción del xiísmo es, sobre todo, una evidencia de la creciente autoridad de Xi Jinping en el seno del PCCh. A la vista del contenido de su formulación explícita, cabría decir que por el momento Xi es más un hombre de poder que de ideas y que todos los mecanismos le serán de utilidad si le permiten crear y agrandar ese poder.
La suma de títulos en torno a Xi obedece a una política que pretende realzar el papel del PCCh en la fase actual y su importancia como nervio clave del sistema político chino y blindar con lealtad cualquier hipótesis de disidencia interna por tímida que fuese. Ese proceso de enaltecimiento de su figura es inseparable de la idea de que “el Partido lo dirige todo” o la prohibición de las “discusiones indebidas” y el fin de los experimentos “democráticos” internos de Hu Jintao. Está por ver cuánto de todo esto supone la liquidación efectiva del liderazgo colectivo o si responde a claves culturales que apuestan por exaltar la máxima figura en ese contexto “crucial” que tantas veces se señala desde el PCCh.
Aunque la denominación guarde similitudes con la otorgada en su día a Mao, a la vista de las trayectorias de uno y otro y de los respectivos contenidos, es difícil realmente establecer comparaciones.
¿Nos hallamos ante un nuevo envoltorio de ideas no tan nuevas? En buena medida, sí. Incluso la comunidad de destino compartido, la mayor novedad de la diplomacia china y llamada a convertirla en un pilar de la gobernanza global como expresión de su modelo de relaciones internacionales, presenta, en su fundamento, claras reminiscencias del “nuevo pensamiento” que el odiado Mijaíl Gorbachov alentaba en la URSS de la perestroika en los años 80 del siglo pasado.
Xi es un nacionalista, un comunista patriótico si me apuran, que debe hacer lo imposible por evitar el fracaso en el momento más crucial de la historia contemporánea china, cuando más cerca parece estar el gigante asiático de alcanzar el objetivo de cumplir la modernización ansiada desde finales del siglo XIX poniendo fin a dos siglos de decadencia. Los dirigentes chinos piensan mucho en clave histórica y cultural. De ahí que se extremen las cautelas y se cierre filas para evitar riesgos que puedan hacer derrapar el proceso. Todo vale para ello, incluso lo que pudiera parecer un pensamiento prematuro

El territorio del Lince: Hacia lo inevitable

El territorio del Lince: Hacia lo inevitable

Estaba preparando lo prometid...
: Hacia lo inevitable Estaba preparando lo prometido sobre Irán cuando, de nuevo, alguien se mueve para preparar lo inevitable: Alemania aca...

Hacia lo inevitable

Estaba preparando lo prometido sobre Irán cuando, de nuevo, alguien se mueve para preparar lo inevitable: Alemania acaba de anunciar que agrega el yuan o renminbi a sus reservas de divisas. Es el primer país europeo, y no uno cualquiera, que sigue los pasos dados en diciembre del año pasado por el Banco Central Europeo de incluir la moneda china en su canasta de divisas. Así que, a partir de ahora, y sin que se haya especificado el porcentaje exacto, Alemania se suma a un carro que va a arrastrar al resto de países europeos. No es descartable en absoluto que el próximo movimiento venga de Francia.

Hasta ahora, los países de la moribunda Europa sólo tenían dos monedas ajenas al euro: el dólar y el yen japonés en su canasta de divisas. Tras el paso dado por Alemania, el resto irá en cascada y refleja el creciente papel de la moneda china en el sistema financiero mundial y el declive de las otras, lo que va en paralelo con el declive de la hegemonía occidental.

Alemania hace este anuncio a dos días del lanzamiento del petro-yuan, como os he venido anunciando.

Para ayudar al petro-yuan, China acaba de proporcionar otro golpe a EEUU: su agencia de calificación crediticia, Danong, de la que no habéis oído hablar porque lo que no es occidental (tipo Standard and Poor's, Morgan Stanley, Fitch, Moody's y similares) no interesa a nadie occidental, acaba de rebajar la calificación soberana de EEUU. Es decir, que debilita de forma clara la base de pago de la deuda que EEUU tiene con China, lo que ha enfurecido a Trump que lo ha calificado en uno de sus tuits como "inaceptable". O sea, lo de siempre. Que lo hagan los piratas habituales occidentales con otros países es lo justo, al revés no.

Pero China es China y en su bajada calificadora a EEUU ha dicho que "la creciente dependencia de EEUU de la deuda [externa] erosiona su solvencia". Y es que la deuda de EEUU es de 20 billones de dólares.

Es decir, simplificando, que China pone a EEUU al mismo nivel que a Perú o Colombia en su calificación de solvencia financiera de países, por ejemplo.

La guerra está abierta y vamos a ver cómo en los próximos días estas agencias van a contraatacar con algo parecido o bien afirmando que EEUU es lo más de lo más y lo mejor de lo mejor. Si no lo hacen es que la debilidad de EEUU es patente, de nuevo.

Volviendo a Europa, hay más movimientos que indican que hay pequeñas fisuras respecto al vasallaje tradicional europeo respecto a EEUU. Es lo que tiene el invierno, que hace frío y Europa no tiene otro medio de calentarse que el gas... ruso. Alemania sigue adelante con la construcción del gasoducto Corriente del Norte 2 y ha involucrado a una compañía noruega en su construcción. Lo interesante del caso es que esta compañía es mixta, pública y privada, por lo que el estado noruego es otro país que se suma a su construcción aunque sea de forma indirecta. 

Noruega tiene gas, pero no en las cantidades de Rusia y, por lo tanto, no puede suministrar lo que necesita Europa. Así que la participación noruega en este oleoducto, que no quieren la mayoría de países para "no depender de Rusia", deja fuera de juego a los rusófobos europeos que están encabezados por Polonia, Suecia y Dinamarca.

EEUU está impulsando nuevas sanciones contra Rusia para impedir esa construcción, incluyendo la posibilidad de que se pueda sancionar también a las empresas que participen en ella. Eso pone a la moribunda UE en una tesitura clara: o con EEUU o contra él, aunque sea un poquito. Ese poquito ya se ha visto con la postura francesa oponiéndose a las sanciones contra Irán por las protestas y afirmando que el pacto nuclear funciona, en contra de lo que dice Trump.

Y reíros, pero hasta Ucrania ha tenido que comerse su histeria anti Rusia y ha tenido que levantar la prohibición de comprar carbón a los rusospara paliar el frío este invierno. Y ¿por qué? Pues porque la situación es tan dramática que en Odesa, por ejemplo, la universidad ha decidido suspender el curso hasta el 26 de marzo, es decir, durante todo el invierno, "ante la imposibilidad de calentar las aulas".

Es decir, que aquí sólo aparecen dos ganadores claros. China y Rusia. Si la UE vuelve a su vasallaje tradicional muchos países volverán a ver que sólo China y Rusia son los referentes del nuevo orden geopolítico que está surgiendo. Si la UE hace un pequeño gesto de rebeldía, la tan proclamada "unidad occidental" ya no lo será tanto y China y Rusia sólo tienen que seguir hurgando para ampliar la fisura.

Cada vez es más inevitable la decadencia occidental y los movimientos que estamos viendo van  preparándose para ello.

El Lince


Monday, January 15, 2018

JUEZ ELPIDIO SILVA: “SI PUIGDEMONT VIENE A LA INVESTIDURA, CÓDIGO PENAL EN MANO, NO SE LE PUEDE DETENER”

JUEZ ELPIDIO SILVA: “SI PUIGDEMONT VIENE A LA INVESTIDURA, CÓDIGO PENAL EN MANO, NO SE LE PUEDE DETENER” | RE-EVOLUCIÓN



(Una entrevista de Carlota Camps)

EL JUEZ SILVA ENCERRÓ A BLESA Y EL RÉGIMEN ESPAÑOL LE CASTIGÓ

Elpidio José Silva (Granada, 1959) es conocido por ser el juez que metió al primer banquero en la cárcel. Se trataba de Miguel Blesa, aunque al cabo de unas semanas ya estaba en la calle.

Más tarde se volvieron a encontrar en un juicio; en aquella ocasión, sin embargo, era Silva quien se sentaba en el banquillo de los acusados.

El juez fue condenado a 17 años de inhabilitación, tras ser condenado por un supuesto delito de prevaricación.

Más tarde fundó un partido político, Renovación Democrática Ciutadana (RED), con el que se presentó a las elecciones al Parlamento Europeo del 2014, sin conseguir ningún diputado.

Actualmente regenta un bufete de abogados y ha escrito numerosos libros, entre ellos “La justicia desahuciada: no es país para jueces”.

– El Tribunal Supremo ha negado el derecho de Junqueras, Forn i Sànchez a asistir al Parlament, aunque les permite el voto. ¿Cómo lo ve?

– Llarena ha salvado el derecho de voto, pero eso es una contradicción respeto a Puigdemont. A Puigdemont no se le permite hacer la investidura no presencial. No estoy de acuerdo con esta tesis.

El reglamento del Parlament no lo contempla; por lo tanto, tampoco lo prohíbe. Si se puede votar desde la cárcel quiere decir que no está centrando la presencialidad y está permitiendo que se delegue el voto. Por eso, aquí hay una contradicción.

-¿Considera, por tanto, que se podría hacer una investidura digital?

-Estamos en la era digital. Tenemos que asumirlo. Decirle a un parlamentario que el reglamento no permite la investidura telemática es un grave error.

Esto no lo pudo contemplar el reglamento de la Cámara y, obviamente, tampoco lo prohíbe. Si el resultado del 21-D es que el conjunto de fuerzas políticas hegemónicas quiere designar a Puigdemont, yo entiendo que cualquier estratagema que se oponga a ello es profundamente antidemocrático.

Sobre todo, teniendo en cuenta que Puigdemont está en Bélgica y que España tuvo que retirar la euro-orden de detención, porque asumió que ese arresto acordado no era homologable a nivel europeo.

Por otra parte, sabemos ya que el contenido del artículo 155, tal como lo interpretó el Partido Popular, está profundamente en contra de la Constitución.

Este artículo no contempla ni el cese del president ni el cese de los consellers. A todo esto tenemos que sumarle que el artículo 500 del Código Penal establece que los miembros del Parlament no pueden ser detenidos, por la inmunidad parlamentaria, si no han cometido un delito flagrante y el delito que se les está atribuyendo nunca ha existido.

¿Considera, pues, que no existe el delito de rebelión y sedición en este caso?

-La rebelión y sedición de la que hablan no esta acompañada de la violencia precisa, ni tampoco de la intencionalidad que viene inmersa o contenida en el concepto de alzamiento.

LA MAYORÍA DE LOS JUECES ESPAÑOLES DEBERÍAN APRENDER DE SU COLEGA SILVA

Como no tenemos justificadas las prisiones preventivas por ningún sitio, ni por el delito cometido, ni por los hechos relevantes que se hayan podido reproducir por ese delito, ni por las condiciones de inmunidad que protegen a los parlamentarios, recogidas en el artículo 500 del Código Penal -que impide que un parlamentario pueda ser detenido, salvo supuesto de flagrante delito-, es evidente que la situación tendría que ser revisada y no parece adecuado, con un mínimo de rigor democrático, que Puigdemont no pueda asumir el cargo desde Bruselas.

El propio Gobierno español y la oposición ya han anunciado que recurrirán la investidura de Puigdemont a distancia en el TC

-La van recurrir inmediatamente, pero todos estos recursos se pueden revisar en Estrasburgo. Los tribunales penales españoles están estableciendo una verdad que es absolutamente deforme y que no se adapta a la realidad, ni a los hechos, ni a la adecuada interpretación del ordenamiento jurídico.

Pero esto llevaría mucho tiempo. ¿Qué opción queda para que la investidura no quede anulada?

-Que viniera aquí a hacer la investidura presencialmente. Probablemente, con el artículo 500 del Código Penal en la mano no se lo puede detener.

SI ESPAÑA FUERA UN ESTADO DE DERECHO, PUIGDEMONT PODRÍA SER INVESTIDO

Aunque en realidad tampoco se le podría detener, porque en ningún momento ha cometido un delito de rebelión ni de sedición, pero ya estamos viendo la interpretación que se maneja en España. Por lo tanto, se arriesga a que le encarcelen. Si ahora no quedan en libertad los Jordis y Forn, en España se habrá perdido la brújula jurídica.

Entonces habrá un peligro tremendo de que pueda pasar cualquier cosa y, por lo tanto, puedo entender perfectamente que Puigdemont defienda una investidura desde Bélgica, que no quiera someterse a riesgos que son evidentes.

No podemos anticipar lo que irán resolviendo los tribunales, pero creo que la línea que se está siguiendo en los jurídica del estado español es demencial, es una línea que no tiene apoyo legal. Por eso hay una gran parte de la comunidad a la que pertenezco que la está denunciando. Es un escándalo.

Me hablaba de Estrasburgo. ¿Cree que si el caso se llevara a los tribunales europeos la situación cambiaría?

-Siempre y cuando el juez que dirija la causa en Estrasburgo sea imparcial. Hemos detectado en el Tribunal Europeo que hay una serie de recursos que se dirigen contra España y que el conocimiento de estos asuntos lo hace un juez andorrano.

En este sentido, yo entiendo que cuando el trámite de admisión en el Tribunal Europeo lo realiza un juez que depende de un Estado satélite de Francia y España, no existe la suficiente objetividad.

Ahora bien, si el trámite de admisión lo hace un juez claramente imparcial, abrirá la caja… y huele muy mal. El que lea esto, todo lo que ha pasado aquí, desde un canon jurídico europeo, no lo va a entender.

Como en el caso de la euro-orden…

-Exacto. La situación de Puigdemont y de los consellers que están afectados y que residen en Bélgica es de plena libertad.

El Reino de España y el Tribunal Supremo han asumido hasta tal punto que iba a ser rechazada (la euro-orden), con un claro ridículo, que han tenido que retirarla antes de que se pronuncie el tribunal belga.

Realmente, es lo que se llama salir corriendo. Eso demuestra que el Reino de España y el Tribunal Supremo no están trabajando conforme al canon europeo.

LAS CONDENAS DEL TRIBUNAL DE ESTRASBURGO CONTRA ESPAÑA, DEMUESTRAN QUE LOS GOBIERNOS DEL PPSOE NO RESPETAN LOS DDHH

El Tribunal Europeo, en principio, debe tender a posicionarse en términos favorables a los planteamientos de los parlamentarios que están sufriendo este acoso, que se encuentran en prisión y que no pueden hacer su trabajo parlamentario y democrático, según lo que ha expresado la voluntad popular.

Bueno, no sabemos qué hubiera dicho el juez belga…

-No hemos tenido la oportunidad de saber qué hubiera dicho el juez belga, pero sí sabemos algo muy importante: España no quiere oírlo.

-¿Cómo puede ser que, dentro de la misma UE, en España el delito de rebelión sea castigado con 30 años de cárcel y en Bélgica con muchos menos?

-Leyendo un Cógido Penal se puede saber más o menos la historia de un país. Los países son más o menos reactivos a aquellas experiencias amargas y traumáticas que han tenido.

España ha vivido de una forma más cruenta y aniquiladora el efecto de una dictadura, yo diría que por encima de Alemania.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en España vivimos 40 años más de dictadura. Un alzamiento con los precedentes que nos puede brindar la herencia franquista pues, obviamente, está penado de una manera muy severa en el Código Penal.

Entiendo que en las circunstancias tan trágicas que se han vivido en España, la última fue la de Tejero, haya unas penas tan elevadas.

Lo que sucede es que “ni por el forro”, bajo ningún concepto,  cabe concebir que los hechos que aquí se están imputando sean constitutivos de un delito de rebelión o de sedición.

Consideran que organizar una manifestación es un acto de sedición…

– Si dentro de la manifestación hay algunas personas que cometen delitos, para que esos delitos sean imputables a las personas que han convocado la manifestación, hay que probar que había alguna animosidad, dirigida directamente a la comisión de esos delitos.

CULPAR A LOS JORDIS DE LOS DESPERFECTOS HABIDOS EN VEHÍCULOS DE LA GUARDIA CIVIL NO SE SOSTIENE JURÍDICAMENTE

Aunque se probara que los hoy encarcelados tuvieron el ánimo de dañar un vehículo público (el de la Guardia Civil), esto no sería todavía sedición, ni rebelión, ni tampoco alzamiento.

Un alzamiento va dirigido a tomar las instituciones de un país, que es lo que viene penado en el Código Penal. En el caso de la sedición se tiene que determinar que se va directamente contra organismos del Estado, para que no puedan evacuar una serie de resoluciones. Esto aquí no ha pasado. ¡En absoluto!

Además de estas imputaciones, se les aplica la prisión preventiva porque consideran que hay riesgo de fuga, de destrucción de pruebas, de reiteración delictiva.

-Reiteración delictiva no puede haber porque ni siquiera se ha iniciado. Difícilmente puede haber reiteración de algo que no se ha iniciado. Todavía no ha habido algo parecido a la rebelión.

Por lo tanto: ¿con reiteración delictiva se refiere a que haya más manifestaciones en la calle que pidan la independencia de Catalunya? ¡Eso no es un delito! ¡Las Diadas no son delito!

Si son delito las Diadas y son delito estas manifestaciones, como las ha permitido el Gobierno español, este también habría delinquido. Pero como no son delito, no ha delinquido nadie.

Además, ¿esconder pruebas? ¿Esconder pruebas, de qué? No lo entiendo, si ni siquiera está el delito configurado. Aquí se está montando una historia con la idea de que un relato, aunque no sea cierto, a base de decirlo muchas veces, la gente se lo acaba creyendo.

Todo esto para qué, ¿para impedir la independencia?

-No entiendo que este relato que se está montando sea para impedir la independencia. La independencia nunca ha sido posible. Nunca se han dado circunstancias para que se pueda perseguir de una manera concreta y operativa que la independencia era posible.

AHORA RESULTA QUE UNA MANIFESTACIÓN SE CONVIERTE EN UN ACTO DE SEDICIÓN

Aunque hubieran querido cometer el delito de rebelión y sedición, los actos concluyentes de estos delitos eran ridículos de cara a conseguir la independencia.

La independencia requiere un formato de conducta que aquí yo no he visto en absoluto. A base de manifestaciones nadie se independiza. Además, la sociedad catalana está lo suficientemente dividida de cara a un planteamiento electoral.

– Así pues…

-El problema no es la independencia. El problema es mucho más sencillo. Rajoy no se puede sentar a negociar, no puede permitir que salga una foto con él sentado con Puigdemont negociando, porque perdería todo el voto de la ultraderecha. Es el voto donde está el aznarismo.

LA EXTREMA DERECHA FRANQUISTA ES EL PRINCIPAL APOYO ELECTORAL DEL PP

Rajoy tiene un problema dentro del PP, tiene un millón y medio o dos millones de votantes de la ultraderecha que no van a consentir ni siquiera que se siente. No puede negociar.

Estamos frente a un líder que no tiene capacidad operativa para negociar.

-¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

-El recurso que se planteó en el año 2006 contra el Estatuto es un disparate, no tiene ni pies ni cabeza. La resolución final del año 2010 viene a cargarse, a dinamitar, el Estado territorial.

En ese momento hay la necesidad de pactar muy especial. Yo creo que Rajoy iba a negociar con Artur Mas, pero no pudo hacerlo porque el PP tiene ese ala de extrema derecha que no se lo permite. Además, hay un miedo tremendo en el Partido Popular a perder el poder por todas las causas judiciales que tiene.

Si al final Junqueras, Forn, Sànchez y Cuixart están en prisión para contentar una parte de esa ultraderecha, que pide más mano dura y quiere acallar el independentismo, ¿podemos hablar de presos políticos?

-¿Por qué son presos políticos? Sencillamente porque no están en prisión por la comisión de delitos. Están en prisión porque han llevado a cabo una serie de actuaciones que, desde el punto de vista político e ideológico, no pueden ser soportadas y asumidas por el Gobierno de la nación. No pueden ser asumidas por el Gobierno del PP. Esta situación en un gobierno del Partido Socialista…

Nos puede gustar más o menos su postura con el articulo 155, pero la realidad es que una situación de esta naturaleza con los socialistas nunca se ha dado.

La Constitución ha funcionado. Con Zapatero, mejor que peor, el Estatuto salió adelante. Este es un tema de la derecha, de una parte de la derecha. Una parte de la derecha que pensábamos que habíamos puesto en la Constitución y que resulta que no lo estaba.

– ¿Y la solución?

-Te tienes que sentar a dialogar comunidad por comunidad, descartando en cualquier caso el uso de la fuerza.

ADEMÁS DE ELLOS, HAY CIENTOS DE PRESOS/AS POLÍTICOS EN LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS

Y teniendo en cuenta que no se han cometido delitos, sino una serie de actos de carácter simbólico dirigidos a que Madrid entienda que la protesta de aproximadamente dos millones y medio de catalanes es de máximos.

Muchísima gente del PSC no entiende, ni aprueba, ni puede soportar la idea de tener a determinados políticos en prisión, básicamente por sus ideas.

Se les pregunta por si acatan la Constitución o si defienden la unilateralidad…

-En el planteamiento que está haciendo el Supremo, se está exigiendo a los parlamentarios que hagan declaraciones que versan sobre su aparato ideológico, sobre cómo ven ellos el asunto político.

Eso es una pregunta que tiene un linde que ya no es de derecho, ni de derecho penal. Se les pregunta qué piensan y en función de lo que piensan, al margen de los hechos, se les deja en libertad o no.

Aunque los hechos son los mismos para todos, hay unos que están en libertad, unos en Bélgica y otros en España. Yo no sé lo que pasará, pero ahora (después de la declaración de este jueves) no me extrañaría que los Jordis quedaran en libertad.

Dentro de lo que cabe, el régimen sabe lo que puede aguantar. Y ahora el peso que se está llevando a las espaldas es muy alto.

Cuando yo tengo a dos millones de derechistas que reclaman una reacción desmedida y desproporcionada del Estado frente a unas personas porque no comparten la ideología que mantienen… Lo que se está haciendo con esta prisión tiene un formato electoral.

Hasta el momento hemos visto un guión muy trenado, un guión que se ha reproducido por la Fiscalía y por los jueces. Esto es muy sospechoso, que haya políticos que estén lanzando medidas que al día siguiente los jueces ejecutan.

Eso pone en duda la independencia judicial…

-Estos episodios demuestran que la independencia judicial es inexistente y que no hay una separación de poderes.

Pero no sé hasta qué punto ahora mismo puede tener interés el Gobierno del Estado español en que estas prisiones se mantengan.

Llega un momento dentro del propio régimen que puede pasar que el tribunal se crea lo que está haciendo. Puede ser que el Supremo no quiera parar cuando el Gobierno sí quiere. Esto es difícil de saber.

Yo creo que llega un punto que al Gobierno no le interesa que esto siga así. Esto es un escándalo. Hay que pararlo.

– ¿Por qué no le interesa? Hay presión de Europa?

-En Europa, la posición de España es extraordinariamente débil ahora mismo. El Banco Central Europea ha cerrado el grifo. Ha expresado muy claramente que no va a seguir comprando deuda soberana.

Esto se demuestra en que nuestro sistema de pensiones ya está en el aire, ya ha petado, ha quebrado, se ha hundido. El país está en una quiebra técnica con la deuda soberana.

Hemos vivido estos años de bonanza, sobreviviendo a la crisis, porque el Banco central Europeo compraba la deuda soberana con un interés muy bajo. Por eso tenemos un prima de riesgo muy contenida.

Pero esto puede cambiar y esto depende de lo que esté pasando a nivel de presos políticos. Catalunya es un motor económico de España. Si allí está montada la crisis, la respuesta de los mercados va a ser durísima.

Entonces, ¿toda esta presión puede facilitar la situación judicial de los consellers y los Jordis?

-Una vez el Tribunal Supremo ya ha acordado la prisión de Junqueras y una vez ya se han ido retratando reiteradamente una serie de criterios, es muy difícil dar marcha atrás.

¿Qué imaginamos? ¿Que el Tribunal Supremo los va a absolver? ¿Que va a reconocer que no es competente para juzgar estos asuntos?

Un tribunal no se va a retractar en términos tan profundos porque esto llevaría responsabilidades de un orden muy elevado e intenso para los propios magistrados.

Por eso la bola tiene que seguir, es un monster’s ball, y al final acaba en una condena. Está cantada. El guion ya no hay quién lo pare.

¿Estamos hablando de que se acabará condenándoles?

-Ahora mismo me cuesta mucho imaginar una sentencia absolutoria. No hay esperanza de que estos magistrados se sienten a analizar las normas de una forma ortodoxa.

– Entonces, podrían estar 30 años de cárcel…

-Si usted va con una bicicleta por la calle, se despista y atropella a una anciana, está mal, no digo que esté bien -aunque hay que ver cómo ella se metió en la vía, etc.-, pero no se la puede citar a declarar por asesinato. Esto sería un escándalo y nadie lo entendería. Nadie va con una bici con la intención de matar a la anciana de turno.

¿Por qué hablo de eso? Porque imputar delitos de rebelión y sedición en este caso, es mas desproporcionado que lo que estoy describiendo. Por lo tanto, cuando un tribunal se sube en este tema, un tribunal que además no es competente -lo es el TSJC-, todo es posible.